Estas diez empresas generan el 70% del CO2 de las emisiones industriales (y el 28% del total del país)

BallenaBlanca

Estas diez empresas generan el 70% de todo el CO2 generado de forma directa por las instalaciones industriales del país, según los últimos datos del Registro Nacional de Emisiones de 2015 recogidos en un informe por el Observatorio de la Sostenibilidad. Corresponden a las que salen por chimeneas de centrales eléctricas, refinerías, cementeras o acerías. Endesa encabeza el ranking con el 24,32% de las emisiones fijas, básicamente por la quema de carbón en sus plantas, según esta organización. Si se mira de forma global, estas compañías representan el 28,06% de las emisiones totales de gases de efecto invernadero del país. Para Fernando Prieto, coautor del informe,”las empresas deben asumir sus responsabilidades en su contribución al cambio climático”. A este porcentaje habría que sumar luego las que generan los ciudadanos con sus coches, las calderas de las casas, las explotaciones agrícolas… Sin embargo, mientras estas segundas son más complejas de reducir porque dependen de millones de personas, las primeras solo atañen a un puñado de compañías.

 

Hay 5 comentarios

  1. fueled

    El CO2 solo representa el 0.03% de los gases invernaderos de la atmosfera solo el vapor de agua representa el 95%, el CO2 es imprescindible para la vida sin el no habria vida, dejar de decir majaderias magufas, el CO2 es la nueva estafa para luchar contra el capitalismo debido a que es el gas propio de las sociedades industrializadas despues de que la estafa del comunismo se derrumbara y la izquierda se quedara huerfana de ideologia.

  2. JM

    [En respuesta a fueled]
    Creo que no es una cuestión de capitalistas contra izquierdosos. La comunidad científica avala mayoritariamente la teoría del cambio climático debido al aumento del efecto invernadero por el brutal aumento de las emisiones de CO2..
    La contribución del vapor de agua al efecto invernadero es efectivamente mayor que la del CO2 y otros gases. El efecto invernadero (la retención en la atmósfera de parte de la energía reflejada por la tierra que nos llega del sol) no es perjudicial per se, sino al contrario: gracias a él la tierra tiene una temperatura que permite la vida.
    La concentración de vapor de agua en la atmósfera es muy variable: fluctúa en el tiempo (por ejemplo, según la estación, según las condiciones meteorológicas, etc.) y varía según el lugar donde se mida (en una selva tropical, en un desierto, en medio del océano, …). El ciclo del agua establece un equilibrio entre el agua en forma de vapor en la atmósfera y en forma líquida (y sólida), de manera que hay una interconversión entre los tres estados del agua y la actividad humana influye poco en este ciclo.
    El CO2 tiene también un ciclo propio en que intervienen principalmente los océanos y las plantas y que equilibra la cantidad de CO2 en la atmósfera. El problema aparece cuando este equilibrio se altera por el incremento de la generación de CO2 que implican los combustibles fósiles, es decir, combustibles que estaban bajo tierra y cuya combustión supone un incremento neto de la cantidad de CO2 en juego. La situación se agrava si además hay una tendencia a la deforestación que reduce la capacidad de las plantas de absorber CO2 de la atmósfera. El CO2 no solo se produce por la actividad humana; las erupciones de los volcanes también lo generan, pero actualmente, según los datos observados, es en una proporción 50 veces menor. Según parece los equilibrios que determinan la temperatura de la tierra son bastante delicados y lo que mejor explica el aumento de temperatura que se viene observando de un tiempo a esta parte es el aumento continuado del CO2 atmosférico, desde 280 ppm (partes por millón: partes en volumen de CO2 por millón de partes en volumen del total de gases de la atmósfera) de la era preindustrial a las 400 ppm actuales. Y de estas 120 ppm de aumento, 30 se dieron en los primeros 200 años de la era industrial y 120 desde los años 60 para acá.
    Creo que aunque únicamente fuera por un principio de prudencia, limitar las emisiones de CO2 es lo más sensato que podemos intentar.

Publica un comentario