Instrucciones para montar unas placas solares en casa sin ‘impuesto al sol’

A pesar del ruido que ha provocado el llamado ‘impuesto al sol’–el pago de un peaje extra por producir electricidad con placas solares–, curiosamente casi ningún particular debe abonarlo. Explicamos por qué y repasamos qué pasos hay que dar para generar energía solar casera.

Sara Acosta


Este reportaje ha sido publicado en el nº14 de la revista Ballena Blanca. Consigue tu ejemplar aquí.


–¿Es legal el autoconsumo? ¿Cómo me afecta el ‘impuesto al sol’?

Producir electricidad para consumo propio a partir de placas solares es legal en España desde el año 2011. Por otro lado, y como fija una disposición transitoria en una nueva norma de 2015, las instalaciones con un suministro inferior a 10 kW de electricidad no están obligadas a pagar el llamado ‘impuesto al sol’ –un peaje extra por la energía eléctrica generada–. Teniendo en cuenta que cerca del 95% de las casas del país consume mucho menos de 10 kW, esto significa que, a pesar del ruido y el miedo que ha provocado esta medida del Gobierno de Mariano Rajoy, prácticamente ningún particular debe abonarlo.

–¿Necesito un tejado propio para poner placas solares?

Es lo más sencillo, pero no resulta imprescindible. Ahora también se puede producir electricidad con paneles instalados en un edificio que sea una comunidad de vecinos –el Tribunal Constitucional tumbó en el verano de 2017 la prohibición de hacerlo–. Si no tienes ninguna de estas dos opciones, puedes participar en una planta solar fotovoltaica compartida entre muchos.

–¿Cuántos paneles necesito?

El número de paneles depende del consumo de electricidad. Necesitarás al menos seis placas para satisfacer 1,6 kW de potencia; entre ocho y 12 para dos o tres kilovatios, y unos 20 paneles para 5,5 kW.

–¿Puedo instalarlos yo mismo?

Ya hay muchas ofertas de ‘kit’ de autoconsumo, pero desde iniciativas como la empresa de no lucro de la economía social y solidaria Ecooo, dedicada a la promoción del autoconsumo, los desaconsejan por varios motivos: los materiales no suelen ser de buena calidad, lo que limitará su vida útil a unos cinco años; los precios no incluyen los estudios de ingeniería necesarios para optimizar la instalación (que incluyen analizar la orientación de la casa respecto al sol o el correcto cableado), e ignoran toda la parte administrativa necesaria para legalizarla. Esta tiene dos partes: por un lado, que la compañía distribuidora reconozca la casa como un punto de conexión y realice un contrato técnico previa verificación de la instalación; y por otro, registrarla ante el Ministerio de Industria. Aunque este último paso ya no es necesario –el Tribunal Constitucional anuló en junio de 2017 la obligación de incluir las instalaciones en el registro nacional, que ahora dependerá de las Comunidades Autónomas– se recomienda hacerlo para dar visibilidad a los ‘autoconsumidores’, en espera de que las autonomías regulen sus registros.

–¿Cuánto cuesta la instalación?

Si tienes tejado propio, seis paneles cuestan unos 7.000 euros (trámites incluidos); pero ya hay iniciativas que promueven instalaciones colectivas para abaratar el precio y fomentar inversiones más sociales, como Oleada Solar, de Ecooo, por la que, a partir de una compra colectiva de 100 instalaciones, el precio individual de cada una se reduce hasta los 4.750 euros.

–¿Me compensa poner placas aunque no haya mucho sol?

Se estima que la diferencia en España entre las zonas de mayor y menor radiación es del 15%, es decir, compensa poner placas en casi todo el país. Pero ya existen herramientas para calcular de forma exacta si un lugar concreto es apto para el autoconsumo. Contigo Energía (filial de la empresa Gesternova) ha lanzado una calculadora que estima en tiempo real –hay que meter el código postal de la casa y una foto de Google Maps– si el tejado y la zona geográfica lo hacen posible. Los días sin nada de sol, basta con obtener electricidad de la red.

–¿En cuánto tiempo amortizo la instalación?

Analistas como Frederic Andreu estiman la amortización entre 10 y 12 años, aunque las cuentas salen realmente si se piensa a mucho más largo plazo. Como incide Andreu: “La vida útil de las placas es de 25 a 30 años. Si vas a estar en tu hogar ese tiempo, habrás comprado electricidad a mitad de precio. Esto significa pagar por adelantado la energía eléctrica del futuro con un 50% de descuento”.

–¿Existe algún tipo de subvención o sistema de financiación?

Algunas Comunidades Autónomas como Cataluña dan ayudas públicas para instalaciones de autoconsumo con batería; otras ofrecen descuentos en el pago del IBI, depende de cada autonomía. Respecto a la financiación, bancos como Triodos Bank han financiado proyectos de autoconsumo como la Oleada Solar.

–¿Cómo puedo medir la electricidad que genero con las placas solares?

La compañía distribuidora obliga a instalar dos contadores: el convencional que mide el consumo de la casa, y un segundo que monitoriza la producción de electricidad.

–¿Cuánto tiempo duran los paneles?

La vida útil de las placas solares es de unos 25 a 30 años con un mínimo mantenimiento.

 

Publica un comentario